Usted se encuentra en: hospitales nisa > sobre nisa > noticias > El 98% de los pacientes de la Unidad de la Columna del Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca se declara muy satisfecho con el tratamiento

noticias

07/05/2018

El 98% de los pacientes de la Unidad de la Columna del Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca se declara muy satisfecho con el tratamiento

Más de 200 pacientes han pasado por los quirófanos del hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca desde que la Unidad de la Columna se puso en funcionamiento en 2014 para el tratamiento de la escoliosis. Los resultados son muy positivos en todos los aspectos, tanto en corrección como en seguridad de la cirugía para el paciente. De hecho, el 98% de ellos se declara muy satisfecho respecto a los resultados, en concreto, la reducción del dolor, las mejoras en el aspecto físico y los tiempos de recuperación.

El equipo de la Unidad de Columna de este hospital, los Dres. José Luis González, Luis Esparragoza y Óscar Riquelme, ha desarrollado una metodología pionera en España en la corrección de la escoliosis diferente al tratamiento tradicional, pues realiza el abordaje desde la convexidad de la curva, en lugar de hacerlo desde el lado de la concavidad (empleado habitualmente desde la década de 1980).

Al trabajar desde la convexidad se facilita el procedimiento técnicamente: poner los implantes es más sencillo para el cirujano y más seguro para el paciente, porque las estructuras peligrosas, sobre todo la médula y grandes vasos, se ubican más lejos de los implantes. Gracias al abordaje desde la convexidad de la curva, desde 2010, los doctores han podido realizar más de 300 cirugías de elevada complejidad, de columnas muy deformadas, con un margen de seguridad muy satisfactorio y eliminando el riesgo neurológico (daño medular), que constituye la complicación principal de estas operaciones.

¿Qué pacientes se tratan en la Unidad de Columna?

La Unidad de la Columna está preparada, entre otros, para abordar diferentes casos de escoliosis, tales como idiopática, congénita, neuromuscular, degenerativa, etc. Para ello, se evalúa tanto la edad del paciente como el grado de curvatura de su columna, además de otros factores de riesgo que pueda sufrir el afectado.

La escoliosis idiopática, de origen desconocido, aparece en niños sanos y les produce una alteración en el aspecto del tronco. En la vida adulta, si no deja de evolucionar, se relaciona con mayor tasa de dolor, baja laboral, alteraciones en el entorno socio-económico, familiar… La adolescencia es la edad más indicada para operarlas, cuando se prevé que pueden acarrear problemas en la vida adulta; el objetivo es mejorar el aspecto del tronco y, sobre todo, prevenir una mala calidad de vida en la vida adulta, 20 años después.

Los estándares de curvatura que marcan también la conveniencia de la cirugía se encuentran en torno a los 40-50 grados. Por debajo de 40 grados, lo normal es que la deformidad se estanque cuando finaliza el crecimiento físico del paciente, por lo que la curva no aumenta y no predispone a sufrir más problemas en la espalda que en el caso de que estuviera completamente derecha. Por encima de los 50 grados, sin embargo, la tendencia es que la curvatura empeore, aunque el crecimiento físico haya terminado. En estos casos sí se indica la cirugía.

En aquellas curvaturas situadas entre los 40 y 50 grados, la intervención quirúrgica dependerá de diferentes factores, como la localización de la curva, cuanto deforma y si afecta al tronco o no. Hay escoliosis que, en su momento, no se operan porque son poco deformantes inicialmente, pero que progresan en los siguientes años de edad adulta y que finalmente hay que tratar en quirófano.

En el caso de pacientes pediátricos de edades tempranas, el equipo de la Unidad de Columna realiza una intervención que permite el crecimiento guiado, es decir, se colocan implantes que permiten el crecimiento, elongándolos secuencialmente de manera quirúrgica o mediante impulsos electromagnéticos.

La edad más apropiada para el tratamiento de la escoliosis clásica está en el entorno de la adolescencia, porque las curvas son más elásticas, se corrigen mejor, la capacidad biológica es mejor y la recuperación, más rápida. En la vida adulta, se puede operar hasta la ancianidad, incluso en personas de más de 80 años, pues nos encontramos con pacientes cuya calidad de vida se ve muy mermada a causa de la escoliosis, con limitaciones funcionales y dolor. El equipo de la Unidad de Columna evalúa con mucho detalle la mejoría que la intervención quirúrgica aportará respecto a la situación actual del afectado, pues son cirugías de alto riesgo. En cualquier caso, lo habitual es que, si una escoliosis del adolescente ha evolucionado en la edad adulta y está causando problemas al paciente, se intervenga alrededor de los 40 años.

La duración de una cirugía para corrección de la escoliosis depende de la complejidad de la curvatura: de 4 o 5 horas hasta 8 o 9 horas. Tras la intervención, se pone a caminar al paciente a las 48 horas de la operación. No es preciso que utilice corsé y puede retomar progresivamente su actividad, empezando por deporte suave, hacia los 2 meses, y actividad libre a partir de los 6 meses.

A los pacientes se les realiza un seguimiento mínimo de dos años de forma semestral y, posteriormente, se dilata en el tiempo. En ese seguimiento, el equipo ha constatado que el 98% de los intervenidos se declaran muy satisfechos con el tratamiento.

Casos de columnas curvadas por Deformidades Neuromusculares

El procedimiento quirúrgico para aquellos pacientes afectados por deformidades neuromusculares es el mismo que para tratar escoliosis, pero más extenso. Se ofrece en aquellos casos en que el paciente sufre enfermedades neuromusculares que le obligan a utilizar silla de ruedas. Lo que varía respecto a la intervención es el objetivo, pues en estos casos se centra en mejorar la calidad de vida de los afectados: que puedan estar cómodos en la silla, que disminuya su dolor… porque esta escoliosis les genera una situación muy poco funcional en la silla de ruedas.

Deformidades Congénitas

La Unidad de Columna cuenta, así mismo, con una amplia experiencia en este tipo de pacientes, para quienes utiliza técnicas tipo exéresis de hemivértebra, osteotomías vertebrales o hemiepifisiodesis vertebral, entre otras, para la corrección de malformaciones potencialmente progresivas. Para ello, el Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca cuenta con una Anestesiología entrenada en pacientes de corta edad, así como una excelente UCI Pediátrica y un potente servicio de Pediatría para el cuidado general del niño.

Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para elaborar estadísticas y analizar el uso de la página, incluyendo recordar visitas previas para mejorar la navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar su configuración u obtener más información - aquí -

cerrar